Red social

Por @microcuentera en Instagram.

Doña Toñita prendió el computador apenas terminó de desayunar, para revisar su red social. Al igual que su marido llevaba un par de años en la plataforma, por solicitud de su nieta que vivía en Canadá. La chica le dijo que quería sentirse cerca de ella, ver sus fotos, estar al tanto de pequeñas cotidianidades. Repasó su muro y constató que su última publicación solo tenía un comentarios y dos “me gusta”. No entendía. Todos los días dedicaba largo rato a redactar meticulosamente una reflexión o recuerdo, pero nunca obtenía más que un par de deditos para arriba y, con suerte, un corazón. Entonces miró el muro de su viejo. Su último post – una noticia compartida – tenía 30 comentarios y un montón de reacciones. “Expulsan del país a extranjero que escupió en la cara de mujer embarazada que le había pedido usar mascarilla”, decía el título. Dudó por un segundo de la veracidad de la información, pero la compartió igual. Ella también quería tener muchos likes.