De reyes malditos y sagas literarias

«-¡Papa Clemente!… ¡Caballero Guillermo de Nogaret!… ¡Rey Felipe!…¡Antes de un año os emplazo para que comparezcáis ante Dios, para recibir vuestro justo castigo!… ¡Malditos, malditos! ¡Malditos hasta la decimotercera generación de vuestro linaje!»

De este párrafo, previo a que una hoguera alcanzara a su emisor, se entiende una de las sagas más famosas de la literatura histórica. Hablamos de Los reyes malditos, de Maurice Druon, cuyo primer tomo, El Rey de Hierro, tiene como eje central la maldición que se describe al inicio de este artículo y que corresponde a la realizada por Jacobo de Molay, último gran maestre de los Caballeros Templarios, muerto en París, por orden del rey Felipe El Hermoso.

El viernes 13 de octubre de 1307, el rey Felipe, mediante una gigantesca redada preparada con anticipación, hacía detener al alba a todos los Templarios de Francia, bajo acusación de herejía, en nombre de la Inquisición. Aquí valga un apunte histórico-esotérico: este es el origen de la superstición sobre los días viernes 13 como día de mala suerte.

«La historia es una novela que fue», es una frase que precede a la lectura del primer tomo de Druon, que encarna fielmente lo que seguirá a continuación. La serie de 7 tomos se refiere a los cinco últimos reinados de la dinastía Capeto y los dos primeros reyes de la casa de Valois en Francia, pero desde la intriga palaciega, la violencia de la época y los cuadros históricos del siglo XIV.

Efectivamente, para los amantes de la novela histórica. Este es uno de los libros en los cuales usted lee historia y estudia literatura. Para disfrutar con la narración de personajes que sí existieron, soñaron, amaron y asesinaron. O por lo menos, para saber qué ocurrió con la maldición de los templarios…