«Mujeres que no perdonan», una novela negra del #MeToo

Lo leí a fines de 2020 y estaba a la espera de poder comentarlo. Reconozco que soy de los que he leído toda la saga de Fjällbacka de la sueca Camilla Läckberg, por lo que tomar este libro es esa sensación de entrar a una casa que conoces, pero cuando uno de los dos dueños de casa cambió.

Pero la sensación se disipa pronto. Y para bien, porque «Mujeres que no perdonan» (Planeta, 2019), no es un libro más de la saga de la Princesa de Hielo. Posee una intensidad diferente -de partida es más corto-, no existe la pretensión de un compromiso de continuidad con sus personajes, aunque sí con mucha empatía potencia por ellos. O ellas, mejor dicho.

Tres mujeres, cada una en lo suyo o en lo que están obligadas a ser; que comparten vivencias, pero que al mismo tiempo no se conocen; que aman, o se les va pasando el amor; que están en pleno proceso de perdonar, pero que se les agotó el tiempo -y la paciencia- para ello.

Es una novela del #MeToo, negra y con el crimen como fondo de pantalla.

Se trata de mujeres que enfrentan postergación, golpes, enfermedades. Y que se cansan. La novela transcurre rápida y tensa, con una intriga que va creciendo al correr de las páginas y que consiste en la búsqueda permanente de libertad, donde la pregunta es si se alcanzará, o se perpetuará la opresión que sufren estas «Mujeres que no perdonan».