«Venezuela a la distancia», 12 historias que humanizan la migración

Joanna Ruiz Méndez (33) nació en Caracas, sus padres son colombianos y actualmente vive en Santiago de Chile. Es comunicadora social, posee un máster en Periodismo y Comunicación Digital y recientemente publicó su primer libro, el cual recoge historias sobre un tema que le toca muy de cerca: la migración.

Entre los años 2014 y 2019, vivió en Bogotá, mientras cursaba su postgrado. Ese mismo año cambió su destino hacia nuestro país, al cual llegó unos meses antes del estallido social.

«Venezuela a la distancia» se llama la obra que surgió como idea mientras realizaba la tesis para su maestría en el año 2016. En dicho trabajo académico, la autora proponía la creación de una herramienta digital para compilar los testimonios de sus compatriotas migrantes y así construir memoria colectiva en torno a dicho fenómeno. «Aunque aún no he podido concretar dicho proyecto, lo que espero hacer algún día, me sembró la idea de escribir un libro con testimonios de migrantes venezolanos», recuerda hoy.

Joanna Ruiz Méndez

El libro, editado gracias una campaña de crowdfunding o micromecenazgo en la plataforma Libros.com, compila los testimonios de 12 migrantes venezolanos en Colombia, Chile, Ecuador, Argentina, Perú, Panamá y España, países que en los últimos años han recibido un importante número de ciudadanos desde Venezuela.

¿Qué objetivos tenías al momento de plantearte la idea de este libro?

«Cuando decidí escribir el libro, tenía en mi cabeza dos objetivos: uno era contribuir a la construcción de memoria colectiva alrededor de este fenómeno; el segundo, era mostrar la diversidad de historias que ha dejado la migración. Cada historia, aunque tenga coincidencias con otras, es única. Mostrar esto permite humanizar a los migrantes y evitar la tan temida generalización y, por supuesto, la xenofobia».

¿Cómo fue el proceso de darle forma, de escribir tu primer libro?

«Fue un proceso un poco complejo, porque cuando decidí empezar este proyecto estaba a pocos meses de volver a migrar, así que las primeras entrevistas las hice en Colombia días antes de venirme a Chile, cuando estaba cerrando un ciclo largo e importante en mi vida a nivel personal. Una vez llegué, comencé a buscar los perfiles de los migrantes aquí y a hacer las entrevistas; esta búsqueda se mezcló con el proceso propio de comenzar en un nuevo país: búsqueda de empleo, conocer la ciudad, establecer redes y encontrar departamento. La búsqueda de perfiles en otros países fue algo compleja, porque no siempre sabía por donde empezar a ubicarlos, así que empecé a contactar organizaciones que trabajan el tema migratorio sin mucho éxito. Al final, solo llegué a uno de los entrevistados por una organización; al resto los conocí gracias al contacto de otros migrantes que me hablaron de ellos y me contaron sus historias».

¿Cuáles fueron las principales dificultades y qué aprendizajes te dejó este trabajo?

«Las dificultades estuvieron asociadas al momento de mi vida en el que estaba y que fueron remarcadas por la incertidumbre de una pandemia global. Cada paso de este proceso fue un aprendizaje absoluto, porque nunca había escrito un libro. Quizás para el próximo me gustaría que fuera una aproximación más metódica y menos azarosa con respecto al desarrollo de la obra, pero la verdad estoy contenta con el resultado»

¿En lo personal, cómo ha sido tu experiencia como migrante?

«En general, ha sido buena. Un poco agridulce en Colombia, porque no pude concretar muchos proyectos ni conseguir la estabilidad que estaba buscando, y mucho más fructífera y enriquecedora en Chile. Sin embargo, en líneas generales, no puedo quejarme. He vivido momentos duros y otros luminosos, pero esa es la vida en general; obviamente, cuando eres migrante los momentos más difíciles pegan más porque no siempre tienes a tu red de apoyo cerca. En ese sentido, la tecnología ha sido una bendición porque me ha permitido mantenerme cerca de mi gente querida a pesar de la distancia.

¿Qué rescatas de lo que has vivido?

«Ser migrante te cambia, principalmente, la visión que tienes sobre ti mismo, tu cultura y tu país. Como bien lo dice uno de los entrevistados en «Venezuela a la distancia»: cuando estás en tu país, el extranjero personifica “al otro”; cuando eres migrante, “el otro” eres tú. Eso es un impacto grande porque te das cuenta de que todo lo que dabas por sentado, tu sistema de creencias, no es más que una construcción cultural que varía dependiendo del lugar en el que estés. Eso me pasó incluso estando en Colombia, que es un país muy cercano histórica y culturalmente a Venezuela y que conocía bien porque mis padres son colombianos. En Chile el proceso ha sido distinto, porque de alguna manera estoy repitiendo algunos pasos que ya di antes y lo hago con mucha más madurez y apertura».

¿Cómo ves las críticas a la migración venezolana en Chile, especialmente a la masiva llegada de las últimas semanas?

«Salvo algunos pocos episodios desagradables, no he vivido la xenofobia de cerca. He encontrado, al contrario, muchas manos y voces solidarias que me han alentado en este camino y con las que me siento muy agradecida. Sin embargo, sé que no es la experiencia de muchos y desde que comencé a estudiar el tema migratorio venezolano hasta hoy, he visto con tristeza un aumento de la xenofobia hacia nuestro colectivo. Obviamente es algo que me duele, porque normalmente está dirigida hacia la población migrante más vulnerable; ya muchos medios y estudios han abordado ampliamente la aporofobia que es, básicamente, el rechazo al pobre. Claramente es muy difícil dejar tu país y tu familia y lo es aún más cuando te vas a enfrentar a una experiencia tan dura, como es emprender un viaje a pie que puede extenderse por miles de kilómetros. Ningún ser humano se enfrenta a una travesía tan dura por simple gusto; hay un nivel de desesperación muy grande allí».

Aficionada a la lectura y a narrar historias desde muy niña, Joanna dice que «leer» y «escribir» son los verbos que mejor la definen, lo mismos que primero dieron forma a su blog Lea que algo queda y luego dieron paso a este libro, cuyo contenido es fundamental para entender y mirar de manera más humana un fenómeno global como la migración.

SI te interesa comprar este libro, pincha la foto y sigue a la tienda

Mario Parada
Máster en Periodismo Digital, consultor de comunicaciones corporativas, redactor especializado en marketing de contenidos y storytelling. Lector impenitente y aprendiz de escribidor.