«Sumisión» en tiempo de elecciones

Recuerdo cómo me llamó la atención hace varios años un titular de El País de España, una entrevista a Michel Houellebecq, que el periódico hispano encabezó como “La élite está asesinando a Francia”. Era a propósito de su libro “Sumisión”, un gran best seller que causó resquemores, discusiones y análisis.

Lo traigo a colación no solo porque me gustó tanto el artículo como el libro, sino porque a propósito de los tiempos que corren, me preguntaron qué libro sobre elecciones pudiera recomendar y claro, “Sumisión”, -en apariencia al menos-, es un libro sobre unas elecciones en Francia donde Houellebecq instala a un carismático musulmán en la presidencia gala en 2022, Mohammed Ben Abbes, quien triunfa sobre el Frente Nacional (ultra derecha) y que, al poco andar, privatiza y convierte la principal universidad de Francia en islámica, anula el derecho de igualdad entre hombres y mujeres y permite la poligamia, entre otras transformaciones profundas para la sociedad francesa.

Y digo que en apariencia trata de elecciones, porque el relato de Houellebecq trata del Islam, de la pérdida, del cambio, pero sobre todo, es una fuerte crítica a las élites que es importante tomar en cuenta.

El francés ya había tenido conflicto debido a algunos pasajes de “Plataforma”, anterior novela suya en donde se tocaba el terrorismo islamista, cuestión que causó toda una polémica de aquellas que gustan a los europeos, siendo en su momento incluso denunciado por agrupaciones islámicas y de derechos humanos en una discusión que recordó la persecución que pesó sobre Salman Ruschdie debido a “Los Versos Satánicos”. La diferencia fue que en el laico Estado francés, se planteó que la crítica a la religión era algo legítimo. 

Recuerdo cuando leí “Sumisión” que sentí mucho de “El cuento de la criada” en él. Sentí esa sensación de cuando una sociedad va directamente al acantilado, y de repente, da un paso al frente, hacia una situación que todos ven, muchos se atemorizan, pero nadie hace nada, contribuyendo finalmente a la caída en el abismo.

Muchos se escandalizaron con la novela de Houellebecq, pero la verdad es que el relato maniobra en forma inteligente y sutil por el borde de la cornisa, asomando la cabeza hacia un futuro demasiado cercano, demasiado conocido, demasiado palpable para quienes mueren de miedo día a día cuando observan el avance de líderes populistas, el declive de su sociedad, y el silencio de sus élites.