Sobre las partículas de imaginación que se convierten en literatura

Es de aquellos escritos que permiten re-conocer y re-valorar los libros, aquel instrumento antiguo y amado por quienes gustan de la literatura a lo largo de la historia.

Random House editó, hace tiempo ya, lo que el novelista turco Orhan Pamuk leyera en 2006, al ser galardonado con el Premio Nobel de Literatura.

“La maleta de mi padre” es un discurso que ahonda en el amor a los libros: “Creo que la literatura es la experiencia más valiosa que el ser humano ha creado para comprenderse a sí mismo. Las sociedades, tribus y naciones se hacen más inteligentes, ricas y desarrolladas en la medida en que dan importancia a la literatura y prestan atención a sus escritores, y como todos sabemos, la quema de libros y el desprecio por los autores son anuncios de épocas oscuras e irracionales para las naciones”, dice Pamuk.

No es lo único. En este breve texto se aprovecha de entregar “El autor implícito”, discurso a propósito del premio Puterbaugh y en el cual el autor de “Me llamo Rojo” se refiere a la aventura de ser escritor: “La novela une partículas de imaginación en las que nos gustaría sumergirnos lo antes posible para olvidar nuestro aburrido mundo”.

El libro cierra con el discurso que pronuncia Pamuk al recibir el premio de la Paz de la Unión de Libreros Alemanes, titulado “En Kars y en Frankfurt”, en que el autor aprovecha de mencionar los peligros del nacionalismo exacerbado.

“La maleta de mi padre” no solo es un bello ejercicio discursivo. Es también un manifiesto de amor por la lectura y la literatura. Es un acto reivindicativo en favor de quienes escriben y el porqué de la escritura. Como menciona el premio nobel, “escribo porque me gusta el olor del papel, de la pluma, de la tinta. Escribo porque más que cualquier otra cosa creo en la literatura y en la novela. Escribo porque es una costumbre y una pasión. Escribo porque me da miedo ser olvidado”.

Escribimos porque es uno de los oficios más bellos del mundo, que persiste en el tiempo y que cambia la vida de quienes nos leen. Por eso escribo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *